Invocando el deseo de su corazón

«Es una pregunta bastante difícil, también conmovedora, pero la conclusión es que era el deseo de mi corazón, una llamada a mi alma.» Después de pensarlo bien, así es como Inna Badalyan, nuestra voluntaria de 45 años de Rusia, explica su decisión de venir a Armenia y ser voluntaria como fisioterapeuta.

Nacida y criada en Rusia, 2018 fue el año en que visitó Armenia por primera vez a la edad de 42 años, y su corazón ha estado inquieto desde entonces. Enamorándose del país y dándose cuenta de cuánto tiempo había estado lejos de sus raíces, sintió el anhelo de llenar ese vacío de alguna manera. Después de todo, la edad es algo que no importa si tienes una misión que cumplir. «Quiero entregarme a mi patria. Es un deseo sincero, que viene de los más profundo de mi corazón y mi alma», dice Inna.

El camino que Inna eligió para reconectarse con la patria fue compartir su amplio conocimiento y experiencia con su nación. Con largos años de experiencia en fisioterapia, concretamente trabajando con niños que tienen trastornos de movimiento físico, Inna quería contribuir al campo respectivo en Armenia, pero no sabía por dónde empezar. Se le recomendó que se apuntará al programa Professional Corps de AVC, el cual encontró el lugar de trabajo más adecuado por su experiencia: Dream House, un centro de rehabilitación para niños con parálisis cerebral.

En abril, Inna se dedicó a tiempo completo al masaje terapéutico y al entrenamiento físico para apoyar el acondicionamiento físico de aquellos con parálisis cerebral. Ella señala que le encanta trabajar con niños, pero el amor hacia Armenia duplicó su motivación para hacer su trabajo con una inspiración aún mayor. «En líneas generales, no descubrí nada nuevo, solo una vez más me aseguré de lo mucho que amo a Armenia y la nación armenia.»

Completando su experiencia de voluntariado, Inna anima a sus compatriotas que viven en el extranjero a venir a Armenia. «Quiero decir con certeza y seguridad que vuestra ayuda es necesaria. La gente en Armenia es muy amable y de mente abierta. Están felices de veros aquí, y definitivamente agradecen vuestra ayuda.»

Si tiene una historia similar pero no sabe por dónde empezar, consulte nuestras oportunidades.

Lusine Minasyan, Armenian Volunteer Corps

08/09/2021